Wednesday, October 05, 2005

¿Dónde está tu raíz?

Lectura: Mateo 13: 18-23

En mi país últimamente han surgido diferentes movimientos cristianos de muy buenas intenciones, los cuales han intentado acercar el evangelio a quienes necesitan saber que la figura de Cristo es la única salida a sus problemas y sobretodo la salvación de nuestras vidas. Entre estos hemos podido ver y con mayor frecuencia (no digo que sean los únicos) movimientos que adhieren a un tipo de moda musical, el cual conjugan a la par con el evangelio. Pero, ¿a que voy con todo esto? Es simple, ya que muchos de estos movimientos han cometido un error fundamental que los han hecho fracasar. Y he aquí lo que Dios nos daría como solución, algo para poner en práctica para que este tipo de “visiones” puedan ser sustentables en el marco de una vida cristiana íntegra.

Jesús nos expone en la “Parábola del sembrador” a 4 tipos de personas-representados en 4 tipos de siembras. En el primer caso podemos ver a quien recibe la palabra y su corazón es inapropiado o está al lado del camino, pero no “en” el camino, ante esto la palabra se pierde inmediatamente. Nuestro segundo caso es el de quien tiene un corazón “emocional” es decir quien recibe la palabra gozosamente, pero ante las aflicciones y malos sentimientos propios, no puede seguir adelante y la raíz no sigue creciendo. El tercero es quien posee un corazón “afanoso”, es decir quien al verse en el evangelio, pretende hacer su propia voluntad, tal como lo hace todo el mundo, al empezar a salir las raíz no crece derecha sino que por el poco uso de la palabra y la oración, no conoce realmente el corazón de Dios (el mundo fácilmente los engaña), nace torcida. Por último podemos ver a quien deja moldear su corazón y quien tiene en su raíz un fruto de obediencia y mansedumbre, quien se ha preocupado desde la raíz de nutrir con lo necesario: búsqueda personal de Dios mediante la palabra y la oración, discipulado idóneo, y el congregarse constantemente. En resumen un corazón humillado y obediente a la voz, llena de sabiduría de nuestro Dios.
Volviendo al punto inicial, puedo decirles que personalmente no tengo nada en contra de los movimientos musicales, sino todo lo contrario, ya que soy músico y se lo que significa el disfrutar de la creación y el escuchar diversos estilos. Pero antes que eso soy un hijo de Dios, y es en Él en quien debo poner mi mirada. Muchos de estos movimientos ponen sus esperanzas en lo que ellos (quienes participan) pretenden hacer con el evangelio, y no lo que el evangelio quiere hacer en y con ellos. No existe negación por parte de ellos, sino que se pretende adaptar el cristianismo a la moda, y no hacer del cristianismo nuestra principal visión.
Jesús nos ama tal como somos, pero es importante que en la medida en la que Él nos lo exija podamos deshacernos de nuestro “ego” y hacer de Cristo nuestro único modelo. No importan nuestra ropa o la música que escuchemos, pero si alguna de estas cosas u otras son impedimentos para que podamos dar testimonio de nuestra nueva vida en Cristo Jesús, dejémoslas a un lado y sigamos a nuestra meta. No tenga nuestro corazón una raíz que no crece, ni una raíz que chueca, sino que crezca derecha, como nuestro Padre quiere que sea.
____________________________________________________________________________________

Filpenses 3:7-9

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe…”

____________________________________________________________________________________

PD: “Las modas pasan, la palabra de Dios es desde siempre y para siempre”

Sunday, August 21, 2005

La (i)lógica de Dios

Por Sebastián Hernández

Hay un momento en la vida de todo ser humano, en la cual nos proyectamos acerca del sentido de la vida, especulamos con nuestro futuro, nuestras relaciones personales y sociales. Necesitamos entender que es lo que esta ocurriendo y es lógico: “Nacemos con un propósito”. Pero no siempre lo vemos y es por eso que las especulaciones son la primera forma de relacionarnos con el mundo, pero no son una buena herramienta, sino más todo lo contrario, la peor.
Al especular ponemos nuestras propias razones por sobre todo nuestros deseos y nuestro yo (ego) ante cualquier tipo de objeción, razonamiento o respuesta (especular del latín espejo).Es decir estamos viendo todo a través de nuestros propios razonamientos, nuestra propia lógica limitada de seres humanos, que por muy bien intencionados que seamos nunca podremos ver todo desde el angular completo, nos estamos reflejando a nosotros mismos y estamos creando un abismo entre nosotros y Dios. Miramos un espejo (a nosotros) en vez de mirarlo a Él.
Para el mundo en el que vivimos lo razonable es escarbar dentro de los razonamientos humanos, de la lógica personal, de los sentimientos y las emociones y es lo que el mundo pregona como la solución a todos los problemas, ser consecuentes a nuestros sentimientos y necesidades. Incluso profesionales como filósofos, psicólogos, sociólogos, área que fue de mi interés por años, y otros como psiquiatras intentan escarbar en áreas de esta índole, con resultados zigzagueantes en la mayoría de los casos.
Dios ante esta situación nos invita a ser parte de una nueva forma de pensar, a entrar en sus pensamientos, a ser parte de sus sueños, visiones y promesas. Una nueva lógica que sobrepasa nuestro entendimiento, una (i)lógica imposible ante los ojos del hombre, pero que se revela a través del discernimiento que da el Espíritu de Dios a quienes tienen a Cristo en sus vidas. Nos llama a entrar en una dimensión de conocimiento y de espiritualidad absolutamente distinta a lo que el mundo, extraviado del verdadero amor, pregona en nuestros días. Nos invita a mirar a través de los ojos de Cristo.
Pero puede que no conozcas a Dios, y tu vida está pasando por un momento oscuro y no ves que tenga ningún sentido, ante esto te invito a hablar con Dios he invitarlo a ser el centro de tu vida, te invito a declarar con tus labios que Cristo es tu Salvador. Si crees realmente que Dios es capaz de darte una nueva vida confiésalo con tus palabras y Dios te regalará una nueva lógica, que está lejos de ser parte de este mundo tan alejado de ser un mundo perfecto.
Te prometo que será lo mejor que podrá pasar a tu vida…
Dios los llene de su paz
¡Shalom!

Monday, August 08, 2005

Un Día nos Reiremos de Ésto.

Por Claudio Gutierrez

" Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son compatibles con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse".
Romanos 8:18


Creo en lo personal ser una persona con muchas inquietudes y a la vez muchas mas preguntas que respuestas acerca de mi vida, de mis decisiones, de la gente que me rodea, de mi entorno. Muchas veces no me siento apto, muchas veces dudo, muchas veces mis complejos me agobian y me entristecen, muchas veces vienen a mí recuerdos dolorosos de cosas que hice, otras que no hice y otras tantas que haría mejor si tuviera la oportunidad. ¿Auto referente?, te pido mil perdones, solo quiero que tú, que te sentiste al menos un poco identificado, con esta clara muestra de "imperfección humana", tengas la esperanza de que no importa cuantas veces hayas caído, ni lo mucho que te hayan dolido tus errores, no importa incluso si aquellas heridas, provocadas por otras personas o por tus propias malas decisiones, siguen ahí, ardiendo, arrancando lagrimas de tus ojos aun después de mucho tiempo, no importa cuan solo te sientes ahora o canto te dolió que aquel amigo te diera la espalda. Nada, absolutamente nada, se compara con la gloria que espera por ti, escondida en algún punto de tu futuro. Levanta tu cara y siente el viento golpear tus mejillas, respira hondo, e intenta visualizar un futuro mejor, un futuro tan real como cercano. Puedes pensar al llegar a este punto, que esto lo has escuchado y leído miles de veces, y aun así aquel dolor, aquella desesperanza, siguen ahí, como colosos imperturbables y crueles no dispuestos a marchar fácilmente, créeme que te entiendo perfectamente, pero detente un poco en lo que Dios nos comunica. Por ejemplo, por medio de la naturaleza, y verás que no todo el año es un cielo nublado, un frío inclemente y lluvia, sino que también El nos da la dulzura de la primavera y la alegría del verano, verás también que la noche no es eterna y que nace condenada a morir herida por los rayos del sol.En un momento de extremo dolor, un amigo se acercó un día y me dijo algo no muy teológico, pero si muy alentador... "un día nos reiremos de esto", y aunque ese día quizás aun no llega... créeme que lo haremos.

Saturday, August 06, 2005

Sólo Dios me vio

Por Sebastián Hernández

Antes de estar en el vientre de mi madre, el pronunció mi nombre con un amor infinito y me pensó y dijo: “Por él mandaré a mi hijo Jesucristo, por él que está lleno de errores, pero a quien tanto amo, le tomaré en mis brazos y mis sueños serán en parte con él”
Mientras pienso en esto se viene a mi mente el recuerdo de mi día, en el cual estuve sentado en las butacas escuchando música junto a mi padre biológico, y pienso en el regalo maravilloso que Dios me dio. El poder llegar con mi canto y mi música dedicada a Él ha sido el mejor regalo que me han podido dar.
Pienso en la letra de una canción que dice: ¿Dónde va la humanidad?...el derecho de vivir en Paz (de Congreso) y me doy cuenta de que son muy pocos los que saben donde vamos.
Es labor nuestra (mía a través de lo que escribo) como cristianos hacerles ver a los demás donde es que vamos y cuales son nuestras opciones, de que en un momento de la historia del hombre cortamos ese derecho de vivir en paz, que nuestro pecado nos hizo ciegos de nuestro destino, sordos a la voz de Dios, y que sólo Jesucristo fue capaz de reotorgarnos ese derecho. Que nuestro derecho de vivir en paz se reanuda mediante el amor de Dios, mediante el sufrimiento del Cristo Salvador.

Solo Dios me vio antes y en el vientre de mi madre
Solo Dios me vio en mi temor y aflicción
Solo Dios me dio la paz que ser humano no me habló
Solo Dios sufrió por mí hasta morir.


La mente de Dios dice:

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Juan 14:27

Si quieres paz en tu corazón la única forma es aceptando a Jesucristo como Señor y Salvador, es un regalo de amor a la humanidad.

Friday, August 05, 2005

De Prejuicios y Facilismos

Por Claudio Gutierrez

"Pues, no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión lo que se hace exteriormente en la carne"
Romanos 2:28


En un mundo donde todo aspira a ser instantáneo, donde la vorágine de nuestras vidas "civilizadas" y "modernas" nos pide la maximización total de nuestro tiempo para...seguir corriendo, es casi imposible detenernos mas de lo debido en algo que así no lo exija. Aceptamos el mundo y sus normas instantáneas y todo el paquete de superficialidad que aquello con lleva , no hay tiempo de pensar las cosas por tercera vez, o de contar hasta diez antes de enojarnos, menos de plantearse el hecho de conocer a una persona antes de juzgarla.La verdad es que este, es un sentimiento arraigado desde hace muchos años en nuestras iglesias, es probable que muchos de los pecados más comunes en los que caemos como miembros de tal o cual congregación, deriven de esta situación de apresuramiento e "instantaneidad". Pablo en esta sección de la epístola a los romanos, hace énfasis en el verdadero valor de las cosas y en como algunos ritos, como la circuncisión, dejaban su valor primo para pasar a tener un valor secundario, es interesante mencionar el contexto de éste versículo y como en el apóstol da realce a la condición interna del individuo, al hecho de ser apartado no por una condición externa, sino que por el contrario, una condición netamente espiritual. Detengámonos ahora en cómo esta situación se plantea en nuestra época y en nuestro entorno, ¿cuantas veces hemos juzgado a los demás por su apariencia externa, para bien o para mal?, ¿es posible pensar que el reemplazo del discernimiento, por sistemas humanos e imperfectos de clasificación, nos pudieran llevar a vivir en un constante error?, en mi opinión, es muy claro que si, por otro lado ¿cuantas veces hemos herido a gente por ser distinta a nosotros, al menos exteriormente?, ¿Clasificándola y encasillándola sin darles oportunidad de darse a conocer?. Es tiempo que aceptemos el hecho de que fuimos creados, por un Dios creador, por un Dios que es fuerza creativa pura y que como tal, nos hizo distintos los unos de los otros, un Dios por cuya sangre somos hechos hijos y a la vez hermanos siendo a lo sumo más poderosa que el prejuicio.Dejemos de poner nuestra atención en pequeños detalles, quitemos nuestra vista de minucias casi "estéticas", y comencemos a valorar la diversidad de la creación de nuestro Padre, a valorar sus dones y la forma en que El tan ingeniosamente los repartió, a valorar el hecho de que tengamos a nuestro lado gente de la cual podemos aprender gracias a las mismas diferencias que hoy nos dividen, comencemos a pensar en el por qué del tipo y la diversidad de gente que siguió a Cristo mientras camino en la tierra, empecemos a pensar, empecemos a amar.

Wednesday, August 03, 2005

El Tamaño de las mentiras


El tamaño de las mentiras

Por Sebastián Hernández

Hoy luego de llegar a mi casa de ensayar con los muchachos, tuve una pequeña intervención en una conversación con mi hermana. Ella comentaba sobre las pequeñas mentiras que se dicen: “Si alguien no me puede contar las pequeñas verdades, ¿cómo me va a ser honesto en las más grandes?”. Yo le dije que no era bueno eso de relativizar las mentiras y ella me dijo que no hiciera comentarios “cristianos”.
Me dio el tiempo para pensar que es imposible para mí pensar de otra manera, hubo un tiempo de mi vida en el que mentir era algo normal, algo que justificaba mis fines, mis metas. Pero luego de conocer que Dios es un ser intolerable con la mentira (uno de los pecados más comunes para todos) me di cuenta de que yo he adoptado patrones espirituales que son sacados del modelo divino, y mientras más puedo mirar el rostros del Padre, es más difícil tolerar ciertas conductas que han caído en la relativización moral, tan común en nuestros días.
Para mi no hay mentiras pequeñas, ni grandes, sino más bien MENTIRAS.
Para asegurarnos de que es lo que la mente de Dios nos dice encontramos:

Efesios 4:25 “Por lo tanto, habiendo dejado la mentira, hablad la verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros”
Col 3:9 “No mintáis los unos a los otros; porque os habéis despojado del viejo hombre con sus prácticas...”

¿Enfático no? Es hora de que mejores tu relación con Dios, pedir perdón y no dejar pie a nuevas ocasiones es la mejor tarea.

Tuesday, August 02, 2005

¿Esclavos en Nuestros días?

Por Sebastián Hernández

La esclavitud no es algo que se haya acabado, en nuestros días aún existen naciones que son victimarios de esta antigua práctica, sobre todo aquellos países desarrollados.En Latinoamérica, Asia y África existen naciones completas que se encuentran bajo este yugo, un ejemplo claro es la India. Quizás la alfombra sobre la cual estás parado, está manchada por el flagelo de la esclavitud.Sin embargo tu mismo que estás leyendo esto frente a tu computador puedes ser un esclavo. Lo digo en serio, tu mismo puedes ser un esclavo, que camina libre por las calles, pero esclavo al fin y al cabo. Consumido por una maquina social que parece inofensiva, pero que consume miles de vidas al día. Puedes ser esclavo de una soledad incontenible, de esa que no se pasa con un trago de alcohol, de esa que cuando llegas a casa solo luego de haber disfrutado de los excesos de una fiesta "íncreible", aún sigue destrozando tu alma. De esa que despues de haber consumido de la mejor droga, te va a dejar un vacío espiritual incomparable
Pero si nada de esto te parece aceptable, puede que seas esclavo de la ignorancia y de la comodidad, de la indiferencia y de la soberbia. Aun asi seguirás siendo esclavo, y solo existe una salida: AMOR. Lamentablemente los seres humanos somos imperfectos y no somos capaces de lograr actos de amor perfectos, y nos dejamos guiar por nuestros propios egoismos (yo-ismo). Esa adicción a acceder a las respuestas por nuestros propios medios, aun cuando no sean los apropiados. Es por eso que ante esta situación de esclavos en la que nos vió, Dios envió a su único hijo, Jesucristo, a morir en la Cruz para que ya no seamos más esclavos del pecado y podamos gozar de una vida libre y sin ataduras. Para eso es necesario que creamos en lo que ÉL hizo, y le entregemos nuestra vida, para que el gobierne sobre nuestras vidas. Ante ese acto de amor perfecto, es lo único que podemos hacer. No existe amor más grande que el de el sacrificio de Jesucristo.